¿Por qué los tableros de básquetbol son transparentes?

Un poco de historia sobre la canasta de básquetbol y su evolución.

Los tableros de básquetbol de lámina son prácticamente indestructibles, son ideales para espacios públicos y su vida útil es de muchos años, además pueden ser rotulados con diferentes diseños en toda su superficie, sin embargo, jugadores y fanáticos del deporte ráfaga seguimos pidiendo tableros de acrílico o de cristal, pero, ¿por qué?

La primer cancha de básquetbol estaba ubicada en Springfield Massachusetts y era del tamaño del gimnasio en donde se encontraba, en ese momento no había un reglamento que pudiera determinar dimensiones ni líneas de juego.


El profesor James Naismith creo solamente 13 reglas iniciales en las que escribió sobre los posibles movimientos de los jugadores, tiempos de las jugadas y mencionaba algunos aspectos sobre faltas pero no había ninguna referencia sobre la cancha ni las canastas.

Les decimos “canastas” porque en aquella época se usaban canastas de duraznos en lugar de tableros de básquetbol las cuales cumplían con el mismo trabajo pero con una diferencia importante, el conserje tenía que subir una escalera y bajar el balón con cada anotación, además, el rebote no era parte del juego.

Al pasar del tiempo, este nuevo deporte fue ganando adeptos y los equipos ahora necesitaban dimensiones estandarizadas, es por eso que para 1924 las canchas podían medir 27.4 x 15.24 m como máximo y 18.3 x 1m como mínimo, también se estableció la altura del aro en 3.05m.

¿Cuál ha sido la evolución del tablero de básquetbol?

Los primeros tableros de basquetbol surgieron no para mejorar el juego per se, sino para proteger a los asistentes de un posible balonazo.

Se pasó de las canastas de duraznos a tableros que se construyeron con alambre para gallineros y madera, la idea era evitar que el balón se fuera; con la aparición del tablero de básquet aparecieron también los rebotes.

El tablero de madera triunfó sobre el alambre para gallineros esto porque cumplía con otra función muy importante, evitaba que los jugadores trataran de golpear el balón por atrás pero ahora problema era que se que tapaba la visibilidad del público situado en la parte de atrás.

Es así como en 1910 aparecieron los primeros tableros de cristal y posteriormente los de lámina y acrílico.

Podemos concluir pues, que la principal razón de comprar un tablero acrílico frente a uno de lámina es la estética. Ambos tienen ventajas y diferencias en precios, en Sport Services contamos con amplia variedad en tableros, los invitamos conocer nuestro catálogo y a seguir leyendo este blog.

Tablero de Básquetbol de Lámina, Polisport, Portería